Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Microscopia - bioservice77
Reparacion de Equipos para Laboratorios -
11 de Septiembre, 2009 · General

Instrucciones generales para el uso del microscopio óptico

 

Para la buena conservación del microscopio debemos observar las siguientes normas:

 

  • Sujetar siempre el microscopio por el brazo del soporte.

  • Mover la platina usando los mandos, nunca forzarla con la mano.

  • Usar para los movimientos amplios siempre el tornillo macrométrico, puesto que el micrométrico puede pasarse de rosca.

  • Acercar la lente objetivo al objeto mirando desde el exterior, no por el ocular, para evitar que la lente choque contra el objeto que se observa.

  • Se debe evitar en lo posible mover el microscopio, moviéndose preferentemente los observadores, para evitarle golpes y vibraciones.

  • No tocar las lentes con los dedos.

  • Cuando se termine, cubrir el microscopio con la funda para protegerlo del polvo.

 

 

 

Para la buena conservación del microscopio debemos observar las siguientes normas:

 

  • Sujetar siempre el microscopio por el brazo del soporte.

  • Mover la platina usando los mandos, nunca forzarla con la mano.

  • Usar para los movimientos amplios siempre el tornillo macrométrico, puesto que el micrométrico puede pasarse de rosca.

  • Acercar la lente objetivo al objeto mirando desde el exterior, no por el ocular, para evitar que la lente choque contra el objeto que se observa.

  • Se debe evitar en lo posible mover el microscopio, moviéndose preferentemente los observadores, para evitarle golpes y vibraciones.

  • No tocar las lentes con los dedos.

  • Cuando se termine, cubrir el microscopio con la funda para protegerlo del polvo.

 

 

Para la buena conservación del microscopio debemos observar las siguientes normas:

 

  • Sujetar siempre el microscopio por el brazo del soporte.

  • Mover la platina usando los mandos, nunca forzarla con la mano.

  • Usar para los movimientos amplios siempre el tornillo macrométrico, puesto que el micrométrico puede pasarse de rosca.

  • Acercar la lente objetivo al objeto mirando desde el exterior, no por el ocular, para evitar que la lente choque contra el objeto que se observa.

  • Se debe evitar en lo posible mover el microscopio, moviéndose preferentemente los observadores, para evitarle golpes y vibraciones.

  • No tocar las lentes con los dedos.

  • Cuando se termine, cubrir el microscopio con la funda para protegerlo del polvo.

 

 

 

Para la buena conservación del microscopio debemos observar las siguientes normas:

 

  • Sujetar siempre el microscopio por el brazo del soporte.

  • Mover la platina usando los mandos, nunca forzarla con la mano.

  • Usar para los movimientos amplios siempre el tornillo macrométrico, puesto que el micrométrico puede pasarse de rosca.

  • Acercar la lente objetivo al objeto mirando desde el exterior, no por el ocular, para evitar que la lente choque contra el objeto que se observa.

  • Se debe evitar en lo posible mover el microscopio, moviéndose preferentemente los observadores, para evitarle golpes y vibraciones.

  • No tocar las lentes con los dedos.

  • Cuando se termine, cubrir el microscopio con la funda para protegerlo del polvo.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Instrucciones generales para el uso del microscopio óptico.

 

Manejo y colocación del microscopio.
Si es posible, el microscopio debe dejarse permanentemente montado en el banco o mesa, cubierto con una tapa contra el polvo, cuando no se utiliza. Generalmente, la mayor parte de los desperfectos que sufre un microscopio son producidos por los continuos golpes que recibe al ser introducido y extraído de su estuche.
Si no pudiera dejarse fijo, se procederá siempre a su movimiento con sumo cuidado, procurando cogerlo por el brazo o soporte rígido del mismo, a fin de evitar desajustes.
La mesa para el microscopio debería ser lo más sólida posible. Cualquier vibración impide una microscopía de precisión a altos aumentos.

Ergonomía.
Una posición sentada y cómoda frente al microscopio es muy importante y, por esta razón, es preciso situarlo a la altura correcta. Hay que tener presente que muchas preparaciones microscópicas exigen que la platina esté horizontal y, en consecuencia, no es siempre posible inclinar el microscopio, si ello implica también la inclinación de la platina.

Fuente luminosa.
Si el microscopio no tiene fuente de luz propia sino un espejo, hemos de cuidar la posición de la lámpara que nos sirve de fuente luminosa: debe dirigirse al espejo y situarse a unos 25 centímetros delante de él. Casi todos los que utilizan el microscopio se han encontrado en alguna ocasión con anomalías en la iluminación, descubriendo luego que el problema estaba en que la luz no procedía de la lámpara deseada sino de un manantial de luz externa, como la luz de la habitación.
Caso de que el microscopio tenga fuente de iluminación incorporada procuraremos que ésta sea lo más blanca posible, prestando atención al tipo de lámpara.

Condensador y diafragma.
Ahora muévase el condensador sobre su cremallera hasta situarlo en la posición más alta. Luego, mientras se mira hacia abajo en el microscopio con un objetivo de baja potencia (aprox. X 10), girar el espejo -si existiera- hasta que la luz alcance su máximo brillo. Colocar el portaobjetos en la platina y enfocarlo con el mando de enfoque aproximado. A continuación ajustar la altura del condensador. Debería verse entonces una imagen desenfocada del iris en el campo visual. Si la imagen está descentrada, hay que efectuar la corrección con un ligero ajuste del espejo. Luego se enfoca el iris con el mando de ajuste de altura del condensador y, cuando está en foco nítido, se abre hasta que cubra perfectamente el campo visual. Con objetivos de baja potencia es muy probable que el campo no se ilumine completamente, ni aun con el diafragma totalmente abierto. En este caso es recomendable sacar una lente de la parte superior del condensador o colocar una placa de cristal esmerilado en el anillo portafiltros.
De este modo tenemos el diafragma del campo correctamente ajustado, quedando sólo la graduación del diafragma del condensador para que el microscopio esté listo para su uso. El diafragma del condensador está en foco con el plano focal posterior de la lente del objetivo. Para examinarlo hay que sacar el ocular y mirar por el tubo. Con el diafragma del condensador completamente abierto, la lente posterior del objetivo debería estar totalmente iluminada.
Los mejores resultados se obtienen cuando se utilizan aproximadamente dos tercios del cono, por lo que se debe diafragmar hasta conseguir esta condición. Si el diafragma del condensador está excesivamente abierto producirá deslumbramiento, y si se diafragma más de dos tercios habrá pérdida del poder de resolución. El uso correcto de este control es de máxima importancia para obtener los mejores resultados. Estas condiciones tendrán que ser ajustadas ligeramente para cada objetivo utilizado.

Enfoque.
Hay una serie de operaciones que facilita y acelera el enfoque y evita al mismo tiempo que se estropee la preparación o el microscopio. El objetivo mejor y más sencillo para el enfoque inicial es el 10x, porque la mayoría de los microscopios poseen un tope que impide que esta lente oprima el portaobjetos. La mayor parte de objetivos de mayor aumento pueden bajarse completamente.
Coloqúese el portaobjetos en la platina y deslícese el tubo del cuerpo sobre la cremallera hasta que encuentre el tope o se aproxime al cubreobjetos, pero sin tocarlo. Para esto conviene no mirar por el ocular sino hacerlo lateralmente, asegurando así que el objetivo no toca la preparación. Luego, con el mando de enfoque aproximado, eleve el tubo hasta que la preparación quede enfocada. No se debe hacer bajar mientras se mira por el microscopio porque, si no hay tope, pueden causarse desperfectos (romperse la preparación o rayarse las lentes del objetivo, con lo que materialmente destrozaríamos también el microscopio).
Si posteriormente deseamos cambiar de aumentos bastará con girar el revolver, pues los objetivos suelen estar calibrados para que las necesidades de enfoque sean mínimas.

Técnica de inmersión en aceite.
El uso de una lente de inmersión en aceite requiere una técnica algo distinta. El portaobjetos, con la preparación microscópica, se coloca sobre la platina, con el tubo bastante elevado. Con el uso de algún aplicador, una varilla de vidrio por ejemplo, se deposita una gotita de aceite de inmersión sobre el portaobjetos, inmediatamente debajo del objetivo. Hay que seleccionar una lente de inmersión,, si no se ha hecho antes, y bajar la cremallera hasta que la lente frontal establezca contacto con el aceite. Mirar por el interior del microscopio y maniobrar cuidadosamente el ajuste aproximado hasta que la imagen empiece a estar enfocada. El enfoque se completa con el mando de precisión.
Esta es la técnica que emplea el operador experimentado, que percibe instantáneamente cuándo se sobrepasa el punto de enfoque y se corre peligro de entrar en contacto con el portaobjetos. La película de aceite tiende a actuar como almohada, pero aun así sobre el mando de enfoque debe ejercerse la más suave presión. Después del uso hay que limpiar siempre el objetivo con un tejido blando y que no suelte pelusa.

 

 

 

 

 

 

 

Palabras claves , , , , , , ,
publicado por bioservice77 a las 23:08 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Gabriel Rodriguez

Service - Reparacion

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (10)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad